ES | EN | FR | IT

Envío gratuito a partir de 50€

Solo envíos a península y Baleares

Sujetos a producción

Historia de la conserva en Laredo parte I

Historia de la conserva en Laredo parte I
6 mayo, 2020 rezumar

CONTEXTUALIZANDO…

 

1575, primeras noticias de Laredo en la fabricación del escabeche (cocinarlo y tras secarse acompañarlo por una cobertura de vinagre). Convirtiéndose según avanzaba la siguiente centuria en la principal manufactura de los puertos cántabros ( reinaba el besugo)

– Ya en el siglo XVIII se empezó a escabechar el bonito.

 

– En pleno siglo XVIII se empieza a utilizar de forma más frecuente la salmuera, practicada casi exclusivamente a la sardina. Consistía en introducirla en agua cargada de sal para pasados unos días, secar y prensar.

 

– Los mercados para estas manufacturas fueron las plazas de Castilla y La Rioja principalmente.

 

– Su comercio fue exclusivo de los arrieros y trajineros en sus recuas de mulas, cargaban pescado al interior y volvían con productos de tierra. Los puertos los consideraban vitales porque sin ellos no podían dar salida a sus productos.

– Comienza el siglo XIX el salazón y la salmuera era para la sardina y el escabeche para el besugo y bonito principalmente. Esto será así hasta mitad de siglo.

 

– Aumenta la importancia del bonito entre los escabecheros. Esto provocó el aumento del negocio, aumentando los días en activo y por lo tanto la necesidad de locales y lonjas. Así se empezó a acuñar el término fábrica.

 

– Como en Santander el destino de las capturas era para su consumo en fresco, Laredo y Castro Urdiales sufrieron un aumento de locales escabecheros.

 

– Paralelamente una nueva técnica, originaria de Francia, revolucionaría y transformaría el panorama del sector del momento. Hablamos de las fábricas de conservas, con ellos el sector fue evolucionando y modernizándose.

 

– Las principales innovaciones:

    1- Un sistema que proporcionaba mayor conservación del producto.

    2- Especialización de la mano de obra.

    3- Exportación a otros países.

    4- Nuevos medios de transporte.

    5- Utilización sobre todo de la sardina.

 

– En Castro en 1857 Luis Artiñano registra el primer taller de estas características, en Laredo Braulio Larrabide instala la primera conservera. En otros centros como Santander y Santoña ésto se dió en fechas posteriores.

 

– A finales del siglo XIX las fábricas crean en sus instalaciones hornos para la fabricación de su propia barrilería. En la década de los 80 se implanta la conversión de ambas actividades en un mismo local.

– Esta industria se concentraba casi en su totalidad en Castro y Laredo y en menor medida en Santoña. Éste patrón de primacía cambiará con la irrupción de un nuevo sistema, trastocando con ello el orden en apenas 25 años…

 

(Fuente de información: Historia de los salazoneros italianos en Cantabria, editado por la Universidad de Cantabria, escrito por Luis Javier Escudero Domínguez)